miércoles, 15 de julio de 2009

La parálisis de Rajoy

Por su interés reproduzco el artículo que el profesor de Filosofía y analista político, Agapito Maestre, ha publicado en Libertad Digital y que en líneas generales suscribo.

"Resulta difícil explicar el comportamiento de Rajoy con el tesorero del PP. El caso Gürtel-Bárcenas ha paralizado por completo al dirigente del PP. Ni los más íntimos de Rajoy entienden su silencio. Y su inacción. Cuando uno se imagina la existencia de Rajoy sometida, o peor, condenada al horror de la soledad, reducida a percibir sólo desde lejos lo que ocurre al resto de los humanos, uno se hace cargo con facilidad de la tristeza brutal de este político que, lejos de cualquier arrebato humano, no sufre nada más que porque alguien le quite el frío en verano y el calor en invierno; sí, sí, su sufrimiento no deriva de algún enfriamiento o calentamiento moral, sino que sus cambios de temperatura son semejantes a las de las plantas o los animales...

Y es que la vida política de Rajoy es triste y sombría. Parece una vida de no ser, de error y de impotencia. Esgrime la palabra España como argumento de unidad, pero promociona estatutos de autonomía tan secesionistas como el catalán. No está de acuerdo con la financiación autonómica, pero se abstendrá en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Aboga por que los imputados de su partido en causas judiciales cesen en los órganos de su partido, pero mantiene en sus cargos a quienes no aceptan esa regla. Este no-ser, errático e impotente, en mi opinión, está cada vez más solo. Trabaja solo. Sufre y, quizá, reza más solo que la una. Su necesidad es obvia: escapar a la espantosa clausura que, por unas cosas u otras, le ha sido impuesta. O peor, él mismo se ha impuesto con desgraciada ascética.

Excepto en algunos debates parlamentarios, Rajoy nunca ha brillado ni por su verbo ni por su imaginación. Salvo contarnos de vez en cuando chistecitos de adorno, Rajoy es tan plano como Zapatero a la hora de transmitir y comunicar lo que lleva en su magín. El problema es que todo esto se nota ahora mucho más que hace unos años. Hoy por hoy, es un político sin un gran fondo y con formas elementales. No es un gran líder. Y, seguramente, nunca lo será, entre otras razones, porque ha convertido el PP en una suma de partidillo de "liderazgos" regionalistas sin otro objetivo que turnarse en el poder. Rajoy se entrega sin ningún tipo de reserva al modelo político marcado por Zapatero, o sea, lo importante no es gobernar España, sino que los caciques locales del territorio no le impidan alcanzar en el futuro la presidencia de una vulgar confederación de taifas.

Yo esperaba otra cosa de Rajoy. Me equivoqué. Es un político que conoce al detalle la letra de la política, pero no ha conseguido captar su espíritu. Su grandeza. Creo que ya nunca dirá nada con vigor e imaginación. Cuando uno se imagina la existencia de un hombre político sin vigor y, por lo tanto, sin ensueños, sin meditaciones y, seguramente, sin entusiasmos, hundido entre los muros del aparato de su partido, entonces comprende fácilmente el inconmensurable hastío que este dirigente político sentirá de la democracia española. No ve por ningún sitio las bellas posibilidades de la política y, por lo tanto, no las disfruta; además, no tiene otros seres humanos con quien compartir esos goces.

Más aún, parece que Rajoy no quiere hablar, no quiere "hacer" política. Calla, calla y calla. Además, aconseja a todos sus colaboradores que guarden silencio. Es como si sólo aspirase al silencio de celda cartujana. Rajoy es más una existencia solitaria, un alma fatigada del mundo, desengañada de ilusiones democráticas, que un político dispuesto a esperar, y por consiguiente, como dice Maquiavelo, a sostenerse con la esperanza en cualquiera circunstancia crítica o incómoda en que se halle.

Y, sin embargo, este hombre puede ganar las próximas elecciones generales. Sí, sí, puede ganar, sencillamente, porque Zapatero es aún peor político y, sospecho, que peor persona. Así es la vida".

6 comentarios:

Carolus dijo...

No deberías leer esto... Es retorcidamente “maquiavélico”. Entra, mira y ya dirás qué te parece.

http://www.personal.able.es/cm.perez/Manual_y_espejo_de_cortesanos.pdf

Mas sobre personajes e ideas similares, estrategias, trucos psicológicos y seducción en
http://www.personal.able.es/cm.perez/

Anónimo dijo...

Y DALE CON EL MISMO TEMA . TIRO LA TOALLA . SI EL SR. MAESTRE QUIERE HACERLE EL JUEGO A ZP QUE SE LO HAGA . SIGAN ASI Y TENEMOS ZP PARA RAAAAAAAAAATO. JUAN SALVADOR GÓMEZ MORENO-LAGUNA

Fernando Alvarez Jurado dijo...

Estimado amigo Juan:

¿Conoces a Agapito Maestre? Por si acaso te informo que es un profesor de la Universidad de Almería que ha sido perseguido por el socialismo andaluz y que se opone frontalmente a la izquierda sectaria que nos gobierna. Te equivocas, no es él quien le hace el juego a ZP sino el actual Rajoy. ¿Acaso crees que oponerse a ZP es apoyar todo lo que propone el actual PP aunque vaya contra el sentido común, la Nación o la Libertad? Desengáñate la oposición que está siendo el PP es tibia y acomplajada y los que la criticamos lo hacemos porque pensamos que precisamente hay que ser más contundentes con un gobierno mentiroso e ineficaz. A mí no me mueve en política la fidelidad a ninguna sigla sino el compromiso con determinados valores que en principio deberían ser defendidos con claridad por el PP. Lo hizo en líneas generales el Gobierno de Aznar y también en la
anterior legislatura el Rajoy del vídeo de You Tube que colgué en la entrada anterior. Cuando el PP no defienda con claridad el discurso de la Nación y la Libertad, y no lo ha hecho con el modelo de financiación de la Comunidades autónomas propuesto por el Gobierno, no te quepa ninguna duda de que en este blog será criticado. Insisto este no es un blog de adhesiones a nada ni nadie sino de defensa de determinados valores que están por encima de personas o partidos. Saludos

Anónimo dijo...

Estimado Fernando :
Los valores son importantes no hay duda . Pero no sólo los valores . Mira a donde han llevado los valores al PP de Vascongadas , pues a la practica desaparición en las proximas elecciones . Crees que alguien votará alli al PP cuando la disyuntiva sea o nacionalismo o constitucionalismo . Pues no . La gente en pro de un partido constitucionalista fuerte votará al PSOE a pesar de su patente muestra de falta de valores . Y finalmente ¿qué es lo que quedará ? pues muchos españoles apáticos y sin intención de votar ya que habrá calado en ellos las consignas de los grupos mediáticos del PSOE pero además las consignas de los grupos mediáticos y de oipinión contra el PSOE y el PP además pero eso sí con sus valores intactos mientras ZP liberaliza del todo el aborto por ejemplo o rompe España o es que ¿ piensas que ZP se va a conformar en dejar las cosas como están ? Un abrazo : JUAN SALVADOR GÓMEZ MORENO-LAGUNA

oscar de quinto garcia dijo...

yo creo que el problema de Rajoy está claro: no se atreve abiertamente a decir lo que piensa. A él, como a ZP le interesa sólo conseguir la poltrona que tan injustamente le quitó el PSOE.
Pero ahora pienso: ¿realmete se la merecería en caso de haber ganado las elecciones?¿hubiera sido mejor con él que con ZP? bueno, esta última pregunta se responde fácil, ya que no existe otro político pero que ZP.
Sinceramente me desconcierta

BUEN VERANO y descansa. POr cierto: me gustó muchísimo el powerpoint que mandaste sobre la amistad

r barbancho dijo...

El problema de Rajoy es de vergüenza política de partido. No se atreve a criticar la corrupción pues fue la única baza de Aznar contra el PSOE. Rajoy y el PP sólo tienen claro el derribo al PSOE. No fueron valientes en educación al mantener el engendro llamado LOGSE, no han sabido atraerse a los sectores populares con una política adecuada de mejora económica, no se han atrevido a limpiar el cesto de manzanas podridas para contaminar las sanas, no tienen claro que postura tomar ante el aborto, qué medidas se deben tomar contra la inmigración ilegal, como cambiar el código penal, cómo llegar a un pacto de estado por la justicia, cómo mantener el poder adquisitivo de trabajadores, pensionistas y funcionarios...En fin, el PP no ha sabido explicar sus fallos. Aún le quedan 2 años, salvo que Zapatero arriesgue unas elecciones anticipadas. Quizás sea el momento de nuevos partidos.