sábado, 12 de diciembre de 2009

Sindicatos subvencionados...y agradecidos

Ocurrió lo que tenía que ocurrir. Los sindicatos, incluido el de la ceja, toman la calle, o en vista de la exigua participación habría que decir que solo un trocito pequeño de ella, en una manifestación que asegure a su pagador, es decir al Gobierno, la Paz Social. Nada les importa las cifras de parados ni la desastroza política económica de un gobierno a la deriva, a estos vividores del erario público solo les interesa conservar sus privilegios, echar un cable a un gobierno rendido a sus pies y atizar a los que realmente crean riqueza, los empresarios. Las pequeñas y medianas empresas no son el problema sino una parte esencial de la solución. A diferencia de estos sindicalistas de salón, son muchos los pequeños y medianos empresarios que hacen del riesgo un elemento esencial de su labor social y laboral. Los jerarcas sindicales no quieren ni oír hablar de reforma laboral. Defienden, o eso dicen, los derechos de los que trabajan, sus afiliados, pero se olvidan, en actitudes poco solidarias, de los millones de parados a los que condenan a la resignación. Están de espaldas a la realidad social y solo miran sus propios intereses.

El modelo sindical en España empieza a ser un serio problema. En medio de una crisis negada hasta la saciedad por el Gobierno, instalado durante meses en el engaño y el cinismo, los sindicatos, lejos de ejercer la crítica ante la pasividad gubernamental, han hecho del silencio, cuando no de la complicidad, su única respuesta. Estas actitudes no hacen sino poner bajo sospecha la actuación sindical y hacen dudar al ciudadano de a pie de si las motivaciones últimas de determinadas movilizaciones son de caracter laboral o político. ¿Se imaginan ustedes cuál habría sido la reacción de los sindicatos si un gobierno del PP hubiera alcanzado la cifra de cuatro millones de parados? Estaríamos al borde de la revuelta social, no cabe duda. Somos muchos los españoles que ya estamos hartos de que los sindicatos sean incuestionables y además pagados con las arcas del Estado.
Según datos del Ministerio de Trabajo, durante 2007 el sindicato Comisiones Obreras recibió del Estado 6,29 millones de euros y la UGT 6,06 millones de euros. A esto hay que sumar otros 981.760 euros para CCOO y 1,14 millones de euros para UGT en concepto de compensación económica por "su participación en consejos consultivos". Estas cifras se completan con la subvención recibida por los llamados sindicatos minoritarios que paso a detallar. ELA (sindicato cercano al PNV), 567.749 euros; USO, 487.084 euros; CSI-CSIF, 342.559 euros; CIG, 273.539, euros; LAB (sindicato cercano a Batasuna), 216.302 euros; Fetico (comercio), 206.951 euros; CGT, 204.951 euros; FSIE, 138.688 euros y otras organizaciones aún más minoritarias, hasta sumar un total de cuarenta y dos, 90.000 euros en total.


Estas cifras de escándalo, aún más en la actual coyuntura de crisis económica y financiera, empiezan a entenderse si acto seguido comprobamos que el número de liberados sindicales en toda España asciende a 200.000, sí han leído bien. Doscientos mil ciudadanos cuya actividad no es productiva y a los que pagamos todos los españoles. Por cierto que el acto de hoy no ha llegado a los 40.000 manifestantes, con lo que ni los liberados han secundados la convocatoria. El derroche del gasto público hay que pararlo. Ya ha llegado el momento de revisar algunos de los acuerdos a los que se llegó en la Transición que en su momento quizá fueran necesarios para asentar la Democracia, beneficiando de forma desproporcionada a partidos políticos y sindicatos, pero que a día de hoy no tiene sentido mantener. Es increíble que cada español tenga que aportar anualmente, vía declaración de la renta, más de 20 euros a los sindicatos sin ser consultado. Alguien puede alegar que lo sindicatos desempeñan una importante labor social de defensa de los intereses de los trabajadores. No voy a entrar en ese debate. Solo digo que deben ser los trabajadores libremente quienes deben juzgarlo y lo cierto es que el nivel de afiliación a los sindicatos en España es realmente bajo. Se habla de crisis del modelo sindical. Es posible. La independencia de los sindicatos, convertidos hoy en una especie de funcionariado dependiente del erario público, les haría ganar en independencia y credibilidad ante los ciudadanos. Esto solo se puede conseguir mediante la autofinanciación o en su defecto en que sea el contribuyente quien en la declaración de la Renta, al igual que ocurre con la Iglesia Católica, decidiese si quiere o no contribuir a sostener y financiar a los sindicatos. ¿Tan complicado es esto? ¿Por qué nadie se atreve a proponerlo? Parece que hay determinados temas tabú que tras treinta años de democracia no deberían serlo.
El lema que encabezaba la manifestación era, referido a los empresarios, "Que no se aprovechen de la crisis". Pues eso, yo lo aplico a los sindicatos que sí que se parovechan y de qué manera de la crisis y con el mismo lema iría a una manifestación que cuestionase el actual modelo sindical y pusiera en entredicho los privilegios de los que gozan y que pagamos todos los españoles.

La rebelión del Niño Jesús

Cuando la sociedad civil se moviliza en defensa de sus valores frente a la agresión de los poderes públicos, la auténtica democracia se revitaliza. Es lo que está sucediendo con los católicos en estas fechas tan señaladas. De forma espontánea cientos de miles de católicos han puesto en marcha la "rebelión del Niño Jesús". Los balcones de innumerables hogares españoles se engalanan con colgaduras en las que aparece la imagen del Niño Jesús con el lema "Dios Ha nacido. Feliz Navidad". El laicismo militante que desde el sectarismo progresista , con la complicidad silente y acomplejada de la derecha política, busca la aniquilación, cuando no la persecución de los símbolos religiosos, ha provocado la reacción de los católicos que, conscientes de que la religión no debe reducirse a la esfera privada, hacen ostentación pública y gozosa de los símbolos religiosos ante tamaña afrenta. Los garantes del discurso de valores dominante, que pretenden indentificar intolerancia con creencias religiosas, deben contemplar con preocupación el acto de libertad ciudadana que supone la manifestación pacífica de las creencias frente a quienes en nombre de esa misma libertad ponen como norte de su actuación política la agresión permanente a un sector mayoritario de la población española. La Historia ha demostrado que el cristianismo ha salido fortalecido en épocas de persecución e intolerancia. Ladran, luego cabalgamos. Feliz Navidad.

martes, 8 de diciembre de 2009

Todos somos Hermann Tertsch


La agresión sufrida por el periodista Hermann Tertsch debe encender todas las alarmas. Aquellos que se creen en la posesión de la verdad y a los que molesta todo discurso crítico con los valores establecidos por la progresía gobernante están sembrando la semilla del odio. Malos tiempos corren para la libertad de expresión en medio de lo políticamente correcto y lo socialmente admitido. Por su interés reproduzco el artículo que con el título "Ya empezaron" el escritor Horacio Vázquez Rial ha publicado en Libertad Digital y que, además de preocuparnos, debe hacernos tomar conciencioa de que la libertad tiene que ser conquistada y defendida si no queremos caer en la servidumbre:

"Iba a pasar. Lo percibo desde hace rato. Le pegaron a Hermann Tertsch. Es el primero. No se dice por qué, nadie le explicó nada. Pero da la casualidad de que ocurrió poco después de que este periodista y amigo, hombre valiente, desterrado por ello del imperio Polanco, anunciara que se iba a querellar contra el pequeño Wyoming. La cosa se inició cuando Tertsch dijo en el Diario de la Noche que estaba dispuesto a matar a unos cuantos terroristas de Al Qaeda para liberar a los secuestrados españoles de Mauritania. Wyoming replicó en su magazine oficialista de la Sexta diciendo que así se inician las guerras. Tertsch, evidentemente, le estaba respondiendo al ex presidente autonómico, ex ministro, actual presidente de ese Congreso de los Diputados que ahora quiere sesionar en Palestina, ése, Bono, el que dijo que prefería que lo mataran antes de matar a nadie, toda una filosofía si se toma en cuenta que el hombre era entonces ministro de Defensa.
Ésa es la historia mínima. La máxima se remonta a hace unos noventa años, cuando los nazis empezaron a agredir a la gente por la calle, a incendiar el Reichstag para colgarle la culpa a otros, a romper escaparates de tiendas judías. O un poco antes, cuando los squadristi se lanzaron a la misma política, antes y después de la Marcha sobre Roma. Vivimos una democracia autoritaria, en la que los que ocupan el Estado desean en demasía perpetuarse en él. El afán totalitario siempre genera falsos espontáneos que se ponen a patear a la gente por si acaso, por si hay quien no quiere abortar, ni dejar de fumar, ni que haya parados: por si se desvía, vamos. Recuerdo que hace unos años comimos en Laredo, territorio amenazado por los euskaldunizadores forzosos, Iñaki Ezquerra, que ocificiaba de anfitrión, Tertsch y el que suscribe, rodeados de escoltas. El riesgo era ETA, una cosa definida, concreta, y los escoltas eran pagados por el Estado. Contra esto no podemos pedir protección oficial, pero lo que le ha pasado a Hermann nos va a pasar a unos cuantos: los piqueteros son así. No tienen amo reconocible, como Julius Streicher, porque les da vergüenza hasta a ellos asumirlos, pero están ahí y sirven a quien sirven. Hemos pasado una línea puesta por ellos, invisible en democracia, pero realmente existente cuando la democracia lo es sólo a medias. El que toque el timbre a las seis de la mañana ya puede no ser el lechero".

jueves, 3 de diciembre de 2009

La Constitución, tres décadas después


Hoy es un día para la reflexión. Hace treinta y un años que la Constitución fue referendada por el pueblo español. Sin duda es una fecha para celebrar. Tras décadas de enfrentamientos fratricidas, el espíritu de concordia y la voluntad de consenso marcó la línea de actuación de gran parte de la clase política que supo subordinar sus intereses partidarios al interés general. Fue un éxito colectivo: los sectores más reformistas y avanzados del franquismo, la oposición más dialogante, sindicatos, empresarios, militares, en definitiva, la sociedad española ansiaba culminar un proceso que trajera a España estabilidad política, prosperidad económica, paz social y unidad de todos los españoles para afrontar los grandes retos del futuro. Treinta años después, es necesario por un lado cumplir y hacer cumplir algunos de los artículos que parecen olvidados y al mismo tiempo realizar reformas constitucionales tendentes a reforzar la libertad y la igualdad de derechos de todos los españoles, sea cual sea el territorio donde vivan.
¿Qué reformas habría que afrontar cuanto antes? En estas tres décadas han quedado claran las intenciones del nacionalismo de quebrar el principio de igualdad y de atentar contra la base misma de la convivencia nacional. A pesar de su caracter minoritario han tenido en múltiples legislaturas la llave de la gobernabilidad sometiendo a permanente chantaje a las mayorías políticas. Urge, pues, una reforma de la ley electoral que impida que estos pequeños partidos obtengan una representación que no les corresponde. Solo así se podrá realizar una política de sentido nacional pleno. A su vez , es oportuno replantearse el modelo autonómico. Las sociedad española no puede mantener un sistema tan costoso en lo económico y tan cuestionable en lo político. Competencias como la eduación están haciendo estragos en aquellas comunidades gobernadas por políticas de exclusión lingüística.
Por último, paso a detallar, entre otros, algunos de los artículos de la Constitución que deberían ser de obligado cumplimiento y que hoy se conculcan. Exijamos, desde la ciudadanía libre y responsable, a la clase política el pleno desarrollo y cumplimiento de estos artículos que hoy en la mayor parte de los casos son papel mojado:

- La Constitución se fundamenta en la indisoluble unidad de la Nación española, patria común e indivisible de todos los españoles (artículo 2)
- El castellano es la lengua española oficial del Estado. Todos los españoles tienen el deber de conocerla y el derecho de usarla (artículo 3. 1)
- Los Estatutos podrán reconocer banderas y enseñas propias de las Comunidades Autónomas. Estas se utilizarán junto a la bandera de España en sus edificios públicos y en sus actos oficiales.
(artículo 4.2)
- Los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación y manifestación de la voluntad popular y son instrumento fundamental para la participación política. Su creación y el ejercicio de su actividad son libres dentro del respeto a la Constitución y a la ley. Su estructura interna y funcionamiento deberán ser democráticos (artículo 6)
- Todos tienen derecho a la vida y a la integridad física y moral... (artículo 15)
-Los españoles tienen derecho a elegir libremente su residencia y a circular por el territorio nacional (artículo 19).
- Se reconoce y protege el derecho a la libertad de cátedra (artículo 20.1.c)
- Los españoles tienen el derecho y el deber de defender a España (artículo 30.1)
- Todos los españoles tienen derecho a disfrutar de una vivienda digna y adecuada. Los poderes públicos promoverán las condiciones necesarias y establecerán las normas pertinentes para hacer efectivo este derecho, regulando la utilización del suelo de acuerdo con el interés general para impedir la especulación.La comunidad participará en las plusvalías que genere la acción urbanística de los entes públicos (artículo 47)
-Todos los españoles tienen los mismos derechos y obligaciones en cualquier parte del territorio del Estado. Ninguna autoridad podrá adoptar medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libertad de circulación y establecimiento de las personas y la libre circulación de bienes en todo el territorio español (artículo 139).

jueves, 15 de octubre de 2009

La autoridad en las aulas


Por su interés reproduzco el editorial de Libertad Digital de hoy que se hace eco de la resolución aprobada en la Asamblea de Madrid que da luz verde a un Proyecto de Ley de Autoridad del Profesor, algo que demanda la sociedad. La izquierda incomprensiblemente se abstuvo.


"La Asamblea de Madrid ha aprobado este miércoles, con el apoyo del Partido Popular y la abstención de PSOE e Izquierda Unida, una resolución que insta al Gobierno regional a adoptar "las medidas necesarias para reforzar la figura del profesor" mediante la remisión a esta cámara de un Proyecto de Ley de Autoridad del Profesor. Por mucho que existan discrepancias sobre a quién le compete elevar a los profesores a rango de autoridad jurídico-penal, la propuesta de Esperanza Aguirre se hace eco de un amplio consenso social favorable a que las aulas recuperaren la disciplina, el respeto al profesor y normas nítidas de convivencia escolar. En el curso 2007-08 se registraron 2.175 denuncias ante la Asociación Nacional de Profesores Estatales de Madrid y sólo en la mitad del pasado curso (de septiembre de 2008 a febrero de este año) se anotaron ya 2.400. El 10% de los profesores denunciaron una agresión de alumnos en la primera mitad del curso pasado y el 2% provenientes de padres y familias.
Ante esta situación, se podrá afirmar que la propuesta de Esperanza Aguirre –que como ella misma ha afirmado no pretende ser ni la primera ni la única en elevar a rango de autoridad pública al profesorado–, siendo necesaria, no es suficiente para acometer una tarea en la que deben estar concernidos no sólo los alumnos, sino todas las instancias educativas y, muy en especial, los padres. Ahora bien, las objeciones planteadas por PSOE e IU para justificar su bochornosa abstención no han ido en este sentido, ni tampoco en una supuesta falta de competencias sobre en una materia propia del Estado o que pueda requerir su aprobación como ley orgánica por afectar a derechos fundamentales. La objeción de PSOE e IU en la cámara autonómica se ha justificado por no ir acompañada de ningún plan económico para mejorar la inversión autonómica en educación.
Resulta bochornoso que la izquierda, después de haber denigrado ideológicamente el valor de la autoridad en general y la del profesor en particular como algo reaccionario y despótico, se muestre incapaz de afrontar cualquier problema si no es mediante una elevación del gasto público. Sin embargo, si la propuesta de Aguirre para que en las aulas se recupere la autoridad, la disciplina y el respeto al profesor resultase parcial e insuficiente, lo será no porque los ciudadanos no la acompañen con un nuevo esfuerzo como contribuyentes sino porque no la respalden como padres. Los padres no pueden aspirar a que en las aulas se inculque a sus hijos lo que ellos no les transmiten en sus casas. No digamos ya nada cuando los progenitores, como ha ocurrido este mismo miércoles con un padre detenido por agredir a una directora de un instituto de Vallecas, son los primeros en atentar contra los profesores cuando estos tratan de imponer orden y disciplina en las aulas.
Asimismo, que el profesor sea reforzado legalmente en su potestad, no supone que este no tenga que hacer un esfuerzo para imponer su autoridad mediante la competencia profesional, el prestigio y la dedicación. De poco sirve la potestad legal sin autoridad moral.
Es por todo esto por lo que la reforma educativa debe ir mucho más allá de iniciativas legales como la propuesta por Esperanza Aguirre, y lograr el mayor consenso social posible. Ahora bien. Eso no significa que haya que contar con quienes son incapaces de desempolvarse de sus sentayochistas complejos ideológicos respecto al valor de la autoridad o con quienes sólo parecen hacerse cargo del problema, no para solucionarlo, sino para sacar más dinero del bolsillo del contribuyente".

lunes, 12 de octubre de 2009

Día de la Nación Española

España, Patria común e indivisible. Proyecto sugestivo de vida en común. Comunidad histórica de pueblos, unificadora de voluntades, aglutinadora de culturas. Unidad de destino en lo universal.



Os deseo a todos los lectores del blog un feliz Día de la Nación Española. ¡Viva España!

lunes, 21 de septiembre de 2009

La ÑBA, educación para la ciudadanía

España por fin campeona del Eurobasket. Tras varios subcampeonatos europeos, la selección española de baloncesto, actual campeona del Mundo, vuelve a darnos una nueva alegría con la consecución del oro en el campeonato celebrado en Polonia. No sólo debe sentirse orgulloso el mundo de la canasta sino todo español que se precie. Estos jugadores, liderados por un inconmensurable Pau Gasol, no solo han dado un recital de juego sino también una auténtica lección de ciudadanía de la que debería aprender una sociedad instalada en el nihilismo posmoderno y por supuesto muchos políticos que han hecho del enanismo ideológico o del aldeanismo cateto el horizonte de su actuación política. Tanto en la cancha como fuera de ella estos jugadores han derrochado altas dosis de compromiso con el grupo, espíritu de sacrificio, afán de superación, amor propio, pasión por el trabajo bien hecho, generosidad, excelencia, profesionalidad, educación, prudencia, saber estar, compañerismo y amor a la España que nos une. La sana sonrisa de satisfacción por el logro conseguido que se dibujaba en sus rostros y las lágrimas de emoción con el himno nacional de fondo y la bandera España ondeando en tierras polacas nos interpela como ciudadanos y españoles. Yo aconsejaría al ministro de educación que sustituya la asignatura de Educación para la Ciudadanía por el visionado periódico de la final contra Serbia, imágenes y palabras generadoras de modelos de conducta que sin duda dejarán huella en los jóvenes de hoy tan faltos de referentes morales. Gracias, Pau, Marc, Navarro, Rudy, Felipe, Garbajosa, Raúl y compañía, por vuestro ejemplo. En estos tiempos, malos para la lírica y la épica, engrandecéis a España y nos hacéis mejorar como ciudadanos.

martes, 8 de septiembre de 2009

La progresía incoherente

La últimas declaraciones del cieneasta norteamericano Oliver Stone dando su apoyo al "gorila" Hugo Chávez no deben sorprendernos. La izquierda cultureta y progre lleva décadas dando lecciones de ética y democracia al resto del planeta. Sostenedores de un discurso fracasado, derrotado por el sentido común, el tiempo y sus propios desmanes, atacan a las sociedades abiertas y prósperas que ellos mismos disfrutan y defienden el modelo social, económico y político que dictadorzuelos, caudillos y liberticidas han ido imponiendo a pueblos condenados a la pobreza y la represión. Para colmo, nos intentan convencer de que sus planteamientos surgen de su compromiso con los más necesitados y como repuesta a un capitalismo al que acusan de salvaje. Eso sí que no les toquen los millones de dólares o euros que ganan gracias a su denostado capitalismo. A los Oliver Stone, Michael Moore, Gabriel García Márquez, Juanes o en España Almodóvar, Ana Belén, Pilar Bardem y demás clan de la ceja, yo les aconsejaría que ya que creen en paraísos terrenales y en dioses políticos se instalen en alguna de la Repúblicas bananeras que tanto alaban, practiquen el servilismo y nos dejen en paz a los que sin ser tan privilegiados como ellos sí que valoramos la sociedad libre en la que vivimos. Además no tendríamos que pagar con nuestros impuestos sus excentricidades e incoherencias ni soportar sus idioteces.

lunes, 7 de septiembre de 2009

La Libertad en las ondas

Los que por encima de todo creemos en la Libertad y la Nación estamos de enhorabuena con el nacimiento de una nueva emisora de radio: esRadio. En medio de la mediocridad política e intelectual, la manipulación mediática y los servilismos varios que nos rodean, la aventura que hoy inician un grupo profesionales de la comunicación es digno de todo encomio. No le deben nada a nadie, responden ante sí mismos y ante su audiencia, y sin duda traen una bocanada de aire fresco al enrarecido ambiente que se respira en los medios de comunicación controlados desde poderes varios y en los que la libertad, si es que la hay, está vigilada o tutelada. Federico Jiménez Losantos, Luis Herrero y César Vidal lideran un proyecto con el que se van a identificar todos aquellos que buscan un enfoque diferente de la realidad, donde se podrán escuchar voces verdaderamente libres que incomodarán a buen seguro a los unos y a los otros y que no dejarán indeferentes a la mayoría. Muchos oyentes y seguidores de Federico aún lamentan su salida de la COPE, sin embargo creo que el nacimiento de EsRadio es un acontecimiento muy positivo pues supone la consolidación del ambicioso proyecto liberal que nació hace una década en la red. Pimero fue La Ilustración liberal, una revista de calidad, en formato digital y en papel, que difundía,y hoy lo sigue haciendo, las ideas del liberalismo político y económico, tan poco conocidas en un país que en el que todos opinan y pocos leen. Posteriormente el periódico Libertad Digital, al que siguió Libertad Digital TV y ahora esRadio Desde este blog, que defiende los valores de la Nación Española y la Libertad, deseo todo lo mejor para EsRadio. En estos tiempos en los que la Libertad se ve acosada en distintos frentes, es una buena noticia que gane terreno allí donde pueda. Hoy lo hace en las ondas. La Libertad esRadio.

Cambios en Ab ipso ferro


Hoy, lunes 7 de septiembre, reinicio la nueva temporada de mi blog Ab ipso ferro. En primer lugar quiero agradecer la acogida y las muestras de apoyo y cariño que he tenido mi blog. A todos los seguidores, muchas gracias. Nada cambiaré en los prinicipios que inspiran el blog, es decir, la defensa de los valores de la Nación española y la Libertad, sin embargo sí introduzco algunos cambios formales para hacer más dinámicos los contenidos del blog. Los artículos serán diarios, apegados a la actualidad, aunque más breves, mientras que cada diez o quince días publicaré un artículo más extenso en el que abordaré con detalle alguno de los asuntos destacados de la semana. No descarto la posibilidad de iniciar un foro de debate con los lectores y seguidores de Ab ipso ferro. También os recuerdo que el blog desde julio están en Facebook con una acogida sorprendente. Espero que sigáis interviniendo con vuestro comentarios pues enriquecen el blog y lo hacen más activo.

viernes, 4 de septiembre de 2009

Ingeniería social

A nadie se le escapa que una de las prioridades del actual Gobierno es transformar la sociedad, imponiendo valores sociales que no son compartidos por todos y que dividen a la sociedad española. La incapacidad para solucionar los problemas reales de los ciudadanos queda así maquillada con una política que sólo busca la confortación y que a su vez constituye un guiño permanente tanto a las minorías radicalizadas que lo apoyan como a un electorado progre que, tras el fracaso demostrado de las políticas socialdemócratas en toda Europa, se aferra a las políticas de transformación social, que atentan contra el sentido común, pero que son hoy en día la única seña de identidad de una izquierda a la deriva. Con la consideración de aborto como un derecho, los matrimonios homosexuales, la Educación para la Ciudadanía o la ley de Memoria Histórica, entre otras lindezas, el Gobierno quiere marcar una clara división entre la derecha y la izquierda. Sabe que el centro derecha en España, presa de complejos seculares, no va a dar la batalla ideológica ante una sociedad adoctrinada y anestesiada que comparte en su mayoría el discurso de valores dominante de una progresía que ha sabido, durante décadas, realizar una labor de pedagogía social sin discurso alternativo. El régimen hemipléjico, de negación del otro, de clara estirpe totalitaria, que quiere implantar Zapatero no debe contar con la pasividad de todos aquellos que tenemos valores alternativos, valores y principios que hemos de defender sin complejos si no queremos sucumbir como ciudadanos libres y como Nación soberana y democrática.

martes, 1 de septiembre de 2009

El virus de la ceja


No hay que ser un gran analista para preveer que nos espera un otoño caliente. La afrenta nacionalista ante la sentencia del Tribunal Constitucional, la crisis económica que puede alcanzar los cinco millones de parados, la tramitación de la ley del aborto, el escandaloso fracaso escolar que según el informe PISA coloca a España en la cola de Europa, la incertidumbre ante la dimensión que puede alcanzar la nueva gripe...no dibujan un panorama esperanzador. El Gobierno, principal valedor del Estatut, negador de la crisis en un primer momento y factor determinante en su agravamiento, defensor de la extensión de derechos como el crimen, y el aborto lo es, incapaz de realizar las reformas educativas que premien el esfuerzo e ineficaz ante la pandemia que se avecina, es el gran problema que hoy tiene España. Un gobierno ideologizado, que oculta la verdad, que no cree en la sociedad civil, está incapacitado para transmitir a los ciudadanos la confianza que estos necesitan en épocas duras como las que nos toca vivir. Ahora que tanto se habla de vacunas, urge aplicar a la sociedad española la única vacuna que nos evite volver a caer en el virus de la ceja los próximos años, una vacuna llamada democracia y que cada uno de nosotros tiene al alcance de su voto.

sábado, 22 de agosto de 2009

Cien días para la esperanza

En este blog siempre aposté por el pacto PP-PSE en el País Vasco y el tiempo me ha dado la razón. En los cien días del nuevo ejecutivo de Patxi López muchas cosas han cambiado. Se percibe una verdadera determinación de perseguir al entorno etarra. Se prohíben concentraciones a favor de los presos de ETA y la autodeterminación, la policía autonómica ahora sí carga contra los manifestantes, la bandera de España por fin ondea en Ajuria Enea, el euskera deja de ser la lengua vehicular en la escuela, Euskal Televista ya no es un instrumento al servicio del rancio nacionalismo (no hay más que ver los mapas de las noticias del tiempo donde no hay mención a Euskalerría), se normalizan las relaciones con el Gobierno de Navarra, cambia el tono de las declaraciones del gobierno vasco con motivo de los últimos atentados terroristas, las víctimas por fin reciben el reconocimiento que se merecen... No cabe duda de que si nadie le pone zancadillas el pacto de Basagoiti-Patxi López puede ser uno de los acontecimientos más interesantes de la política nacional desde los pactos de la Moncloa. Se demuestra que cuando dos partidos nacionales ponen a España y su Libertad por encima de rencillas partidistas se fortalece la Nación, ganan los ciudadanos y el único que pierde es el nacionalismo aldeano y excluyente. Que siga.

domingo, 16 de agosto de 2009

Suárez, ¿Premio Nobel de la Paz?


Adolfo Suárez supo en momentos difíciles tener altura de miras para integrar en una nueva Nación que se reencontraba con la Libertad a las dos Españas a las que pidió que enterraran sus odios atávicos. Él, que perteneció a la España nacional, dio cuerpo a la síntesis doctrinal. defensa de la Nación y doctrina social, en las que creyeron a su manera José Antonio Primo de Rivera y después Dionisio Ridruejo. La democracia solo es posible abriéndose a las razones del otro, como lo hicieron reformistas del franquismo como Suárez. Se fueron integrando en la ilusionante Tercera España. Suárez tuvo que lidiar con múltiples factrores que no hacían fácil la transición pacífica a la democracia. Finalmente, supo interpretar el deseo de cambio de la sociedad española y lo consiguió. Ahora es ZP y su política de enfrentamiento y división el que está empeñado en cargarse esta noble empresa.
Ciudadanos comprometidos con la causa de España y la Libertad proponen desde la red social Facebook a Adolfo Suárez como Premio Nobel de la Paz. Juande González Gil, su creador, justificaa así esta interesante iniciativa:

Este grupo lo he creado por una causa que considero primordial: Que se conceda el Premio Nobel de la Paz a Adolfo Suárez.Adolfo Suárez González fue el primer Presidente del Gobierno de España tras la Dictadura del General Franco.Pero, además de ser el primer presidente elegido democráticamente en las urnas por los españoles, fue el PADRE de la Democracia Española, ya que sentó las bases y luchó contra viento y marea para lograr la Transición de la Dictadura a la Democracia.Gracias a él, vivimos actualmente en un Estado Social y Democrático de Derecho, tenemos la Constitución de 1978, basada en los Derechos Humanos y en la que tienen cabida todos los españoles y la Soberanía recae sobre el pueblo español. Separó los poderes en legislativo, ejecutivo y judicialPor todo lo anteriormente expuesto, además de por otras muchísimas cosas buenas que ha hecho por España y todos los españoles, considero a Adolfo Suárez merecedor del Premio Nobel de la Paz.

lunes, 27 de julio de 2009

Ab ipso ferro en Facebook


En este mes de julio estoy promocionando el blog AB IPSO FERRO en la red Facebook. Es un punto de encuentro muy interesante para entrar en contacto con personas que comparten los valores que defiende este blog, es decir, la Nación española y la Libertad. Hasta finales de agosto no introduciré nuevas entradas en el blog. Os animo a que os deis de alta en Facebook y sigais la actualidad del blog. A día de hoy son cera de 300 las personas que se han sumado como amigos del blog, algunos de ellos políticos, periodistas e intelectuales de primera fila. Feliz verano a todos.

martes, 21 de julio de 2009

Con la Iglesia (vasca) hemos topado

Hace unos días nos sorprendía la noticia. Los obispos vascos rinden homenaje a catorce curas vascos fusilados por las tropas de Franco. En el transcurso de la misa funeral concelebrada en la Catedral Nueva de Vitoria, que contó con la presencia de más de 200 sacerdotes y la plan mayor del PNV, los obispos de Bilbao, Ricardo Blázquez; San Sebastián, Juan María Uriarte; Vitoria, Miguel Asurmendi; y el obispo Auxiliar de Bilbao, Mario Iceta pidieron «perdón» por el «injustificable silencio de los medios oficiales de nuestra Iglesia» tras la ejecución de catorce sacerdotes en el País Vasco por parte de las tropas franquistas entre 1936 y 1937, una actitud que, en su opinión, «no ha sido sólo una omisión indebida, sino también una falta a la verdad, contra la justicia y la caridad». En su homilía, el obispo Asurmendi destacó que estos religiosos «no contaron en su día con una celebración pública de exequias» y que «durante años sus nombres fueron relegados al silencio».
Es un sarcasmo que la Iglesia vasca, cómplice del terrorismo etarra durante décadas, se dedique ahora a pedir perdón por unos hechos ocurridos hace más de setenta años en medio del clamoroso silencio ante los más de mil asesinados, miles de exiliados y una sociedad amordazada por la tiranía nacionalista. Lo que la Iglesia vasca tiene que hacer, y la Conferencia Episcopal Española debería exigir, en primer lugar es reconocer que ha bendecido el régimen nacionalista del PNV y ha despreciado a las víctimas del terrorismo y sus familiares. No son pocos los párrocos vascos que negaban oficiar una misa de funeral a las víctimas y acogían en sus sacristías a terroristas o se solidarizaban con los familiares de los presos. El cambio político que ha llegado a las instituciones vascas aún no lo ha hecho en la Iglesia vasca que huele, como diría Machado, a "cerrado y sacristía". Algún día tendrá que explicar la jerarquía de la Iglesia Española por qué consiente esta situación que causa asco y vergüenza a los católicos de bien. Señores obispos vascos, pidan perdón a las víctimas del terrorismo etarra en un acto público, arrodíllense ante ellos, tengan compasión por los que sufren, para que sean dignos de llevar sobre sus pechos el crucifijo y puedan hablar en nombre de Jesucristo.

miércoles, 15 de julio de 2009

La parálisis de Rajoy

Por su interés reproduzco el artículo que el profesor de Filosofía y analista político, Agapito Maestre, ha publicado en Libertad Digital y que en líneas generales suscribo.

"Resulta difícil explicar el comportamiento de Rajoy con el tesorero del PP. El caso Gürtel-Bárcenas ha paralizado por completo al dirigente del PP. Ni los más íntimos de Rajoy entienden su silencio. Y su inacción. Cuando uno se imagina la existencia de Rajoy sometida, o peor, condenada al horror de la soledad, reducida a percibir sólo desde lejos lo que ocurre al resto de los humanos, uno se hace cargo con facilidad de la tristeza brutal de este político que, lejos de cualquier arrebato humano, no sufre nada más que porque alguien le quite el frío en verano y el calor en invierno; sí, sí, su sufrimiento no deriva de algún enfriamiento o calentamiento moral, sino que sus cambios de temperatura son semejantes a las de las plantas o los animales...

Y es que la vida política de Rajoy es triste y sombría. Parece una vida de no ser, de error y de impotencia. Esgrime la palabra España como argumento de unidad, pero promociona estatutos de autonomía tan secesionistas como el catalán. No está de acuerdo con la financiación autonómica, pero se abstendrá en el Consejo de Política Fiscal y Financiera. Aboga por que los imputados de su partido en causas judiciales cesen en los órganos de su partido, pero mantiene en sus cargos a quienes no aceptan esa regla. Este no-ser, errático e impotente, en mi opinión, está cada vez más solo. Trabaja solo. Sufre y, quizá, reza más solo que la una. Su necesidad es obvia: escapar a la espantosa clausura que, por unas cosas u otras, le ha sido impuesta. O peor, él mismo se ha impuesto con desgraciada ascética.

Excepto en algunos debates parlamentarios, Rajoy nunca ha brillado ni por su verbo ni por su imaginación. Salvo contarnos de vez en cuando chistecitos de adorno, Rajoy es tan plano como Zapatero a la hora de transmitir y comunicar lo que lleva en su magín. El problema es que todo esto se nota ahora mucho más que hace unos años. Hoy por hoy, es un político sin un gran fondo y con formas elementales. No es un gran líder. Y, seguramente, nunca lo será, entre otras razones, porque ha convertido el PP en una suma de partidillo de "liderazgos" regionalistas sin otro objetivo que turnarse en el poder. Rajoy se entrega sin ningún tipo de reserva al modelo político marcado por Zapatero, o sea, lo importante no es gobernar España, sino que los caciques locales del territorio no le impidan alcanzar en el futuro la presidencia de una vulgar confederación de taifas.

Yo esperaba otra cosa de Rajoy. Me equivoqué. Es un político que conoce al detalle la letra de la política, pero no ha conseguido captar su espíritu. Su grandeza. Creo que ya nunca dirá nada con vigor e imaginación. Cuando uno se imagina la existencia de un hombre político sin vigor y, por lo tanto, sin ensueños, sin meditaciones y, seguramente, sin entusiasmos, hundido entre los muros del aparato de su partido, entonces comprende fácilmente el inconmensurable hastío que este dirigente político sentirá de la democracia española. No ve por ningún sitio las bellas posibilidades de la política y, por lo tanto, no las disfruta; además, no tiene otros seres humanos con quien compartir esos goces.

Más aún, parece que Rajoy no quiere hablar, no quiere "hacer" política. Calla, calla y calla. Además, aconseja a todos sus colaboradores que guarden silencio. Es como si sólo aspirase al silencio de celda cartujana. Rajoy es más una existencia solitaria, un alma fatigada del mundo, desengañada de ilusiones democráticas, que un político dispuesto a esperar, y por consiguiente, como dice Maquiavelo, a sostenerse con la esperanza en cualquiera circunstancia crítica o incómoda en que se halle.

Y, sin embargo, este hombre puede ganar las próximas elecciones generales. Sí, sí, puede ganar, sencillamente, porque Zapatero es aún peor político y, sospecho, que peor persona. Así es la vida".

viernes, 10 de julio de 2009

Algo está pasando

Algo está pasando en la política española que sin duda es preocupante. No hace mucho más de un año los focos de resistencia al cambio de régimen impulsado por Zapatero eran muchos y diversos y hoy están desaperecidos, desnaturalizados o divididos. Retrocedamos en el tiempo. 11 de marzo de 2004, el mayor atentado en la historia de España y Europa trae consigo un vuelco electoral que da la victoria al Partido Socialista de Zapatero. En esta primera legislatura la política sectaria, de recorte de libertades individuales, de ruptura de los consensos constitucionales, de debilitamiento de la Nación y de concesiones al entramado etarra, encuentra una firme respuesta en un parte importante de la sociedad española que no estaba dispuesta a permanecer impasible ante las continuas provocaciones del ejecutivo socialista. La rebelión cívica liderada por la Asociación de Víctimas del Terrorismo -gracias, Alcaraz- y el Foro de Ermua echó a la calle a millones de españoles que en un ejercicio democrático sin precedentes renovaron su compromiso ciudadano con la Nación y la libertad. El Partido Popular de entonces se sumó, tras el inicial desconcierto que supuso la pérdida del poder por el atentado del 11-M, a la movilización ciudadana. Inolvidable la maniestación convocada por el PP en Madrid, así como la implacable labor de oposición realizada en este período.



Por otro lado la cadena COPE actuaba de altavoz de la inquietud de millones de ciudadanos que quería saber la verdad de los atentados al mismo tiempo que denunciaba el imparable proceso de destrucción de la Nación española y de cesión al nacionalismo. Hay que destacar asimismo la aparición de dos pequeños partidos en el escenario político, Ciudadanos y UPyD, en cuyos principios programáticos destacaban la defensa de la unidad nacional, las libertades ciudadanas y el apoyo a las víctimas de los nacionalismos.
A pesar de esta articulación social y política de la indignación ciudadana, el PSOE de ZP vuelve a ganar las elecciones y se va produciendo en apenas un año la desmovilzación ciudadana, la desnaturalización de los movimientos cívicos, las divisiones internas... la adaptación, en definitiva, al nuevo régimen de Zapatero. Cómo explicar, si no, que en tan breve espacio de tiempo los ciudadanos comprometidos con la rebelión cívica observemos incrédulos el nacimiento del nuevo PP en el Congreso de Valencia, el cambio de rumbo de la actual AVT, la división interna y enfrentamientos en el seno del Foro de Ermua, la decapitación de Jiménez Losantos y César Vidal en la COPE, el suicidio de Ciudadanos en las últimas eleeciones europeas tras integrarse en la extraña coalición Libertas liderada por Miguel Durán, la amenaza de fractura de UPyD a pesar de los buenos resultados electorales. Ante a este paisaje desolador y mientras el PSOE camina firme y unido hacia la implantación de su modelo de sociedad, los ciudadanos comprometidos con la causa de España y la Libertad, que tenían hace un año diversas vías por las que canalizar su indignación y alimentar su esperanza, asisten hoy perplejos al proceso de desmovilización ciudadana, huérfanos políticamente y menos libres informativamente.

miércoles, 24 de junio de 2009

La religión progre

Lo que faltaba, además de un ejecutivo ineficaz con afán recaudatorio, el socialismo gobernante pretende ahora hacer moralina con nuestros usos y costumbres para aplacar la indignación ciudadana ante una galopante subida de los impuestos indirectos. O sea, que encima tenemos que alegrarnos de que nos suban el precio del tabaco, la gasolina, el alcohol y lo que vendrá después pues "las autoridades advierten que la subida de im puestos es bueno para la salud. Gobierno de España". Tienen que adornar una medida impopular que afecta al bolsillo de las clases trabajadoras y medias, y no a la casta del coche oficial, con discursos buenistas para consumo de la parroquia de lelos que aún les da credibilidad.
El problema de tener un gobierno que hace de la beligerancia ideológica y sectaria el centro de su actuación política es que no sólo le incapacita a la hora de tomar decisiones sino que además recorta la libertad ciudadana al intentar imponer modelos de conducta. ¡Y se autodefinen como realtivistas!. Defienden el derecho de una niña de dieciséis años a abortar o, lo que es lo mismo para ellos "a ponerse tetas", sin mayores valoraciones morales o éticas, mientras que el resto de ciudadanos tenemos que soportar casposos discursos puritanos sobre si uno hace bien o no en tomarse una copa de más. Legislan a favor de la libertad para interrumpir el proceso vital del no nacido y estigmatizan a aquellos que teniendo la suerte de haber nacido, intentamos ejercer la libertad en nuestra vida conscientes de los riesgos que ello implica. Poco les importa que el ecologismo de salón que defienden sea más costoso para las clases medias sobre las que recae fiscalmente todo el peso de su demagogia totalitaria, como ha ocurrido con el debate sobre la energía nuclear que ya no se plantea en ningún país de nuestro entorno. Quieren instaurar una nueva religión progre que no solo limita la libertad ciudadana sino que supone en la práctica una involución democrática pues como dijo, ya en 1790, el pensador Edmund Burke "la gran brecha por la que se introdujo en el mundo la excusa de la opresión es la pretensión de un hombre para decidir sobre la felicidad del otro"

viernes, 19 de junio de 2009

Juntos frente a ETA

ETA vuelve a matar. Un coche-bomba colocado en la localidad vizcaína de Arrigorriaga ha provocado la muerte de Eduardo Antonio Puelles García, inspector de la brigada de información de la Policía Nacional y responsable del grupo de seguimientos a terroristas. Eduardo Antonio Puelles García, de 49 años, estaba casado, tenía dos hijos de 16 y 21 años y preparaba su ascenso a inspector jefe.

No saben hacer otra cosa. El odio lo llevan en sus genes. Desprecian la vida, también la suya, puesta al servicio del crimen. ¿Qué se puede decir después de tanto dolor, tanta sangre derramada, tantas familias destrozadas? Al menos nos queda la obligación moral de apoyo a las víctimas, el deber ciudadano de exigir a la clase política que por encima de intereses partidistas afronte de una vez el problema del terrorismo sin medias tintas. El Estado de Derecho no tiene por qué caer en debilidades. El endurecimiento de las penas, la persecución policial, la colaboración internacional, la decidida actuación judicial, el aislamiento social y político del mundo abertxale, el desenmascaramiento y denuncia de las complicidades encubiertas y, por supuesto, el orgullo, sin complejos, de una Nación y un pueblo milenario, como el español, que se niega a ser pisoteado por una banda de asesinos, son los pilares sobre los que hay que afrontar la ardua tarea de terminar con la lacra terrorista. Basta ya de oscuras aventuras disfrazadas de procesos de paz, de palabras ambiguas, de desprecio a las víctimas. Destaco las palabras del nuevo lendakari Patxi López que espero se cumplan sin vacilación y que en este blog no me cansaré de recordar "Vosotros -dijo dirigiéndose a los terroristas- nos habéis enseñado el camino del dolor. Nosotros vamos a enseñaros el camino de la cárcel". Además, el lendakari ha lanzado un "aviso claro» a la banda: "Vamos a acabar con ellos; vamos a aplicar toda la fuerza del Estado de Derecho y toda la ley para no darles ni un minuto de respiro".
Desde aquí todo nuestro apoyo a la familia de Eduardo Antonio Puelles García. No sé si será consuelo en estas horas tan difíciles, pero que sepáis que Eduardo y vosotros, los que tanto lo queríais, ya formáis parte de lo mejor que tiene España, la víctimas. La Historia de España se escribirá con vuestro dolor y vuestro sacrificio será el precio pagado por nuestra libertad. Eduardo seguirá vivo en la memoria de los españoles de bien y su ejemplo nos servirá para seguir mejorando como personas y ciudadanos. La lucha por la memoria, dignidad y justicia de las víctimas es la tarea política más enriquecedora que podemos aportar los que contemplamos con estupor la pasividad y amnesia de una sociedad anestesiada. Acudamos todos mañana a las 12 a la concentraciones convocadas frente a los ayuntamientos de toda España y gritemos juntos contra ETA: ¡Viva España y la libertad!

martes, 16 de junio de 2009

El fenómeno UPyD


Tres conclusiones podemos sacar de las últimas elecciones europeas:

1. A pesar de la campaña de manipulación y engaño realizada por el partido gobernante y sus terminales mediáticas, el electorado ha castigado la mala gestión de un ejecutivo sectario que lleva a la Nación a la deriva.

2. El discurso de valores del candidato del PP Mayor Oreja ha calado hondo en una sociedad como la española desconcertada y necesitada de referentes.

3.Junto al PP el gran vencedor ha sido el nuevo partido de Rosa Díez Unión, Progreso y Democracia. Comparando sus resultados con las elecciones generales celebradas el pasado año su avance es espectacular. A pesar de que la participación se ha reducido a la mitad, UPyD ha ampliado el número de votantes en todo el territorio nacional, incluso arrebatanto a IU el ser la tercera fuerza más votada en feudos importantes como Madrid.

El fenómeno UPyD merece un análisis más en profundidad del que se ha hecho hasta ahora. El trasvase de votos parece haberle llegado no sólo del PP, como era previsible, sino del tradicional votante del PSOE. Las reacciones que en ambos partidos han suscitado los excelentes resultados de UPyD, en medio de la dificultad que supone plantar cara al bipartidismo cada vez más asentado, han ido del desprecio a la prepotencia. Sólo Eduardo Sotillos por el PSOE ha alertado a sus compañeros de partido del fenómeno emergente. Los populares se han limitado a repetir que votar a UPyD es robar votos al PP en su batalla por llegar a la Moncloa, como si el voto fuera propiedad de un partido. Más inteligente sería analizar, a diestra y siniestra, qué lleva a tradicionales votantes de PP y PSOE a apoyar a un nuevo partido político del que consideran que defiende mejor los principios y valores que eran seña de identidad de sus respectivos partidos. El PSOE, entregado al discurso del progresismo y el buenismo, ha abandonado el sentido común y muchos de los referentes de la izquierda clásica no sectaria. Por su parte, el PP busca su ubicación en el centro nihilista y no se moja en asuntos trascendentales como la defensa efectiva de la unidad nacional o la vida desde su concepción. El partido de Rosa Díez tiene como precedente la socialdemocracia de Dionisio Ridruejo que en el tardofranquismo planteó la necesidad de conjugar Nación y Estado de Bienestar desde el respeto a la libertad individual y ciudadana. Se equivoca el PP minusvalorando el fenómeno UPyD. ¿Qué estará pasando en el PP, deberían preguntarse sus líderes, afiliados y militantes, para que ciudadanos de derecha liberal o conservadora apoyen a un partido que, si bien hace una defensa encendida de la Nación y las víctimas, no cabe duda que es de izquierda en sus planteamientos sociales y gran parte de sus propuestas ecoómicas? ¿Es UPyD el que roba votos al PP o el mismo PP el que los pierde alejándose de lo que cientos de miles de sus votantes le reclaman, es decir, firmeza en la defensa de todo aquello que ha hecho del Partido Popular algo más que una simple plataforma de poder? Insisto en que la línea de actuación política que ha marcado Mayor Oreja en estas elecciones es la que debe seguir el Partido Popular si realmente quiere amortiguar el avance de UPyD, es decir, parecerse a sí mismo, sin medias tintas ni complejos. Lo mismo cabe decir de la izquierda. Conozco a muchos votantes socialistas que están hartos de la actual dirección del Partido Socialista y ven en el patido de Rosa Díez una salida razonble. No se engañen, UPyD no parece ser una aventura política como la que hace años encabezaron Ruiz Mateos, Miquel Roca o Jesús Gil, es algo más serio. De la desnaturalización de los dos grandes partidos nacionales se nutre un partido cuyo crecimiento es directamente proporcional al nivel de descontento del votante tradicional. Es la hora de marcar la línea clara.

domingo, 7 de junio de 2009

Vence el PP de los valores


El Partido Popular ha ganado de forma clara las Elecciones Europeas con cerca de cuatro puntos de ventaja sobre el Partido Socialista. Es un victoria meritoria pues la campaña socialista ha sido vergonzosa y las mentiras y manipulaciones parecen que van haciendo cada vez menos mella en la sociedad española. El resultado electoral es una buena noticia para España y en clave interna para el propio Partido Popular. Para España pues supone la confirmación, como se demostró en las autonómicas gallegas, de que una nueva mayoría política y social está cansada de la incompetencia de un Gobierno que en lugar de solucionar los graves problemas económicos, genera otros con la intención de dividir a la sociedad española y romper los consensos básicos que han hecho progresar España en las últimas tres décadas. Era difícil batirse frente a un partido como el PSOE, con vocación totalitaria, que entiende la política como un territorio en el que todo vale para alcanzar o mantenerse en el poder. En una entrada anterior intenté demostrar cómo lo que el PSOE de Zapatero está construyendo desde que llegó al poder es un régimen con la inestimable ayuda de sindicatos subvencionados y sumisos, pseudointelectuales de la ceja y medios de comunicación afines o simplemente controlados desde el poder.

El triunfo de la lista encabezada por Jaime Mayor Oreja es también una buena noticia para la base electoral del Partido Popular que quiere ver en el PP, un partido que defienda un discurso claro, valiente, alternativo al proyecto de ingeniería social ideado por Zapatero y que plante cara sin arrugarse a las continuas provocaciones lanzadas desde la progresía contra los principios y valores de millones de españoles. Desde la tribuna montada en el calle Génova donde se celebraba la victoria electoral, y como no podía ser de otra manera, Mayor Oreja apeló, flanqueado por Rajoy y Esperanza Aguirre, a la defensa de los valores como seña de identidad de un partido que debe aspirar a algo más que a la mera consecución del poder. Rajoy debe tomar buena nota. Nadie sobra en el Partido Popular y menos los que defienden las políticas que llevaron al PP a la mayoría absoluta que le fue arrebatada en extrañas circunstancias, aún por esclarecer. Y es que el PP tiene que hacer un esfuerzo por parecerse a sí mismo, por defender sin complejos los principios y valores en los que creen gran parte de sus votantes. Mayor Oreja agradeció la colaboración de Aznar y Rato en un gesto que le honra. No cabe duda de que si el PP quiere convertirse en auténtica alternativa con posibilidad real de alcanzar el poder debe contar con todos los sectores del partido. Junto a Cospedal y Soraya tienen que seguir aportando su experiencia y coherencia políticos como Mayor Oreja, Carlos Iturgáiz, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, María San Gil, Rodrigo Rato, Santiago Abascal o Alejo Vidal Quadras. Entiendo que el PP es un gran partido nacional, con vocación liberal, que busca, en una estrategia de progresiva ampliación de su base social, abrir su discurso a amplios sectores no precisamente afines, pero no debe olvidar que es en la defensa de principios y valores donde los ciudadanos ven, frente al buenismo nihilista del PSOE de Zapatero, a un partido en el que confiar. No me cabe duda de que el triunfo del PP en estas elecciones confirma el deseo de cambio que poco a poco se respira en toda España. Esperemos que el PP sepa conjugar en los próximos años la legítima ambición de un partido con vocación de poder con la defensa firme de los principios y valores que lo hacen definible y, si me apuran, necesario. Mayor Oreja ha demostrado que ambos aspectos son compatibles.

martes, 26 de mayo de 2009

El mejor candidato


El debate que tuvo lugar el pasado lunes en Televisión Española entre el candidato socialista Juan Fernando López Aguilar y el del Partido Popular, Jaime Mayor Oreja, tuvo un enorme interés pues dejó claras varias cuestiones sobre la política nacional. No me cabe la menor duda de que Mayor Oreja es el candidato más solvent ede los que concurren a las próximas elecciones europeas y el que mejor representa el sentir de amplios sectores de la sociedad española que no comulga con el discurso político y de valores de la izquierda gobernante. En el debate no defraudó a millones de españoles que quieren ver en el PP el partido de la auténtica alternativa, en el plano político, de libertades, de modelo económico y por supuesto de valores. Frente al discurso buenista, vacío de contenido, demagógico y encorsetado del cantidato socialista, Mayor Oreja supo defender con energía y sin complejos, aterrizando en la realidad de los ciudadanos, la libertad, el empleo, la Nación, la Vida, el protagonismo de la sociedad civil, la educación, el sentido común, el régimen constitucional, la Europa segura de sí misma.

Libertad frente a la imposición de modelos sociales que desde los poderes públicos moldeen la conciencia de los ciudadanos. El PP durante su etapa de gobierno, recordó el candidato popular, no quiso imponer su modelo de sociedad o los valores en los que cree, al contrario, fue respetuoso con la libertad de los ciudadanos que en ningún momento vieron invadido el territorio de sus creencias o su privacidad. La educación para la ciudadanía es solo una parte de la ingienería social, de cuño totalitario, que Zapatero quiere ir poco a poco imponiendo de espalda a millones de españoles. También tuvo palabras Mayor Oreja para la falta de libertad en feudos nacionalistas donde no se respeta la libertad de elección de lengua en la escuela. Le preguntó reiteradamente a López Aguilar sobre este particular y, como ya nos tienen acostumbrado los acólitos de Zapatero, se limitó a divagar sobre cuestiones angelicales que nada tenían que ver con la comprometedora pregunta.

Empleo. La mejor política social es el empleo. Una Nación como la nuestra que soporta la cifras de paro más elevadas de la Unión Europea no puede liderar, como dicen con desfachatez los socialistas , la nueva Europa social. Nada ha hecho el gobierno Zapatero para dinamizar la economía y favorecer a los autónomos y las pequeñas medianas empresas quienes son los que verdaderamente generan empelo. La presión fiscal ha aumentado y con ocurrencias nunca saldremos de esta grave crisis, tantas veces negada durante meses por los voceros de la Moncloa.

La Nación. Geniales las palabras de Mayor Oreja en este punto del debate. No podía ser de otra forma viniendo de un hombre que se ha jugado la vida por defender la Nación, la Constitución y la libertad de todos los españoles cuando, recordaba Mayor, el candidato socialista estaba aprendiendo a tocar la guitarra. Los socialistas han contribuido, sin duda, a que la Nación, en feliz expresión de Mayo Oreja, "sea lo que queda", lo que queda del asalto inmisericorde e insolidario del nacionalismo desvestebrador que en los últimos treinta años, con la connivencia del PSOE y los complejos del PP, ha ido despojando al Estado de competencias y lo que es más grave ha debilitado la idea de Nación como garante de la libertad e igualdad de todos los españoles.

Defensa de la Vida. A diferencia de otros líderes del PP, Mayor Oreja pronunció unas palabras inequívocas a favor de la Vida y contra el atropello que supone la nueva ley de plazos que pretende aprobar el Gobierno. Es de agradecer que lo hiciera por encima de la rentabilidad electoral o no. Este sí es el PP de las ideas y los valores que no se arruga ante el discurso cutre del progresismo de mercadillo. Tras la experiencia vergonzante del nazismo y el comunismo, la Europa futura no puede cobijar en su seno la cultura de la muerte.

Sociedad civil. La regeneración de la democracia sólo es posible con la confianza que desde la política se debe prestar a la sociedad civil. Frente a una sociedad subsidiada y excesivamente dependiente del Estado, se debe tender hacia sociedades abiertas donde el protagonismo y la iniciativa sea de los ciudadanos. La defensa que realizó de la familia, que desató las risas de López Aguilar, tienen en este ámbito especial relevancia.

Educación Recordó Mayor Oreja que los últimos informes PISA sitúan a España a la cola de la eduación en Europa. Los resultados son desalentadores. Recuperar la cultura del esfuerzo, el respeto a la figura del profesor y el afán de superación es clave para tener ciudadanos lo suficientemente formados para competir. La superación de la crisis económica pasa por la reforma necesaria del sistema educativo.

Sentido común La mayor parte de las ocurrencias de este Gobierno, no se les puede llamar de otro modo, están de espaldas al sentido común y a la lógica aceptada por todos los gobiernos anteriores a diestra y siniestra. La posibilidad de que las menores de 16 años puedan abortar sin el consentimiento paterno, los matrimonios homosexuales y otras tantas medidas ofenden a la lógica y el sentido común.

Consensos constitucionales. Este Gobierno con su ley de Memoria histórica, o histérica, ha roto con los consensos básicos y el espíritu de reconciliación nacional que hizo posible la Transición. No faltó en el debate la ya típica referencia al franquismo por parte del candidato socialista. ¡Qué obsesión! Llegó a decir que la lucha de Mayor por las libertades en el País Vasco, donde ha visto morir a gran parte de sus compañeros de la UCD y del PP, no tiene punto de comparación con lo que sufrieron los socialistas durante el franquismo. Mire usted, señor Lopez Aguilar, el socialismo estuvo cuarente años de vacaciones y no fue precisamente el que llevó la voz cantante en la lucha contra la dictadura. No dudo que hubo socialistas, pocos, que arriesgaron su vida en la lucha antifranquista, pero muchos de los jóvenes que corrían delante de los grises eran en su mayor parte hijos de altos gerifaltes del régimen que pasaban de la fiesta a la barricada. La cosa era divertirse. No lo olviden: Franco murió en la cama.

La Europa segura de sí misma me remito la entrada que publiqué en el blog sobre este particular y que coincide con muchos de los planteamientos del candidato popular.

Si alguien tenía duda de si votar al PP en las próximas elecciones europeas era perpetuar la línea de indefinición ideológica en la que se encuentra el PP desde el Congreso de Valencia, tras escuchar la brillante intervención de Mayor Oreja en televisión, debe tenerlo claro. La candidatura encabezada por Mayor Oreja, y en la que tiene un peso específico importante figuras como Alejo Vidal Quadras o Teresa Jiménez Becerril, representa lo que muchos votantes del PP exigen al principal partido de la oposición: claridad de ideas, capacidad de ilusionar, desterrar los atávicos complejos y defender los valores propios que lo diferencien del vacío discurso progre. La victoria del PP en las próximas eleeciones europeas no solo será bueno para España pues supondrá una importante derrota del despropósito zapateril sino que también deberá ser una lamada de atención a Rajoy y su equipo para que no dé la espalda a un discurso claro y valiente que no tiene por qué arrugarse ante las repetidas afrentas de una izquierda fracasada en lo ideológico, pero crecida en la demagogia mediática.

jueves, 21 de mayo de 2009

Banalización del Mal


No sé si es peor el crimen o la justificación del mismo. La banalización del mal , no puede ser denominado de otra forma el encendido alegato contra la vida realizada por sectores llamados progresistas, cercanos al Gobierno, no es sino la muestra palpable de la degeneración ética, política y social de una izquierda a la deriva que, instalada en un relativismo moral, avanza con paso firme hacia la construcción de una sociedad totalitaria que no respeta el derecho más básico, el de la vida. Decir que un feto de 13 semanas no es un ser humano va contra el sentido común, la naturaleza y la decencia. O sea que, según el anteproyecto que pretende aprobar el Gobierno, si una mujer aborta a las trece semanas de embarazo lo hace en el ejercicio de un derecho y si lo hace un día después está cometiendo un delito. La incalificable ministra Bibiana Aido dice basarse en criterios científicos para justificar el crimen. También lo hacían los nazis. Construyeron una teoría, apoyada por científicos, filósofos y antropólogos, que despojaba de toda humanidad a los judíos. Su impulsor fue el siniestro Reinhard Tristan Eugen Heydrich. En un interesante libro recién publicado, Los nazis y el Mal, la profesora Ana Rubio Serrano describe el proceso de deshumanización del ser humano, tanto víctima como verdugo, durante el Tercer Reich en el que el nazismo hace emerger el verdadero rostro del Mal. Una gran parte de la sociedad acepta hoy con autocomplacencia el discurso que ha propiciado la cultura de la muerte, adornado de citas y argumentaciones construidas sobre la mentira, y, lejos de comprometerse en la defensa del débil, mira para otro lado, al igual que ocurrió en la Alemania de los años treinta con los judíos, y acepta silente la perpetración del nuevo holocausto contemporáneo que es el aborto.

domingo, 17 de mayo de 2009

Rebelión cívica contra el aborto


Impresionante lo que vivimos ayer los cordobeses que con entusiasmo participamos de la fiesta por la Vida. Miles de personas abarrotaron el Boulevar del Gran Capitán para mostrar su rechazo a la "cultura de la muerte". De nuevo la rebelión cívica empieza a tomar cuerpo en la calle. Si la anterior legislatura fue la causa de las víctimas del terrorismo lo que hizo que millones de españoles saliésemos demandando memoria, dignidad y justicia, ahora se está gestando una amplia red de contestación e indignación ciudadana ante los permanentes ataques a la vida y en defensa del más débil, del no nacido. La rebelión cívica por la Vida es imparable. Iniciativas como la organizada en Córdoba por la Plataforma Córdoba por el derecho a la vida o a nivel nacional por Hazte Oír o Derecho a vivir son hoy, como ayer las manifestaciones convocadas por la AVT, DNAES y el Foro de Ermua, obtáculos con los que inicialmente no contaba Zapatero en su proyecto sectario de dominio y transformación político-social. Las continuas provocaciones de la política de confrontación impulsada por Zapatero ha hecho que el centro y la derecha social, que tradicionalmente no exteriorizaba sus inquietudes políticas, tome la calle, dejando en evidencia al partido político, el Partido Popular, que dice representar a este sector social y que a veces, con unos complejos atávicos, parece dar por perdida la batalla de las ideas, los valores y el espacio público. El inquilino monclovita ha sabido hábilmente dinamitar desde dentro el movimiento cívico de denuncia y solidaridad con las víctimas que se fue articulando en torno a la AVT y hay que estar muy vigilantes para que no ocurra lo mismo con el incipiente movimiento antiabortista. Es en la capacidad de movilización y concienciación social desde el compromiso ciudadano donde la democracia se revitaliza.

jueves, 14 de mayo de 2009

Concentración por la Vida


La Plataforma Córdoba por el derecho a la Vida, que representa a decenas de asociaciones ciudadanas de Córdoba, convoca el próximo sábado, a las 20 horas en el Boulevar del Gran Capitán, una concentración a favor de la Vida y contra las leyes que propician la interrupción voluntaria del embarazo. En medio del desistimiento y el nihilismo generalizado, la causa de la Vida merece la pena ser defendida. Todos los que apostamos por la Cultura de la Vida tenemos el sábado una oportunidad única de unir nuestras voces en defensa del no nacido. Este blog se ha caracterizado por su defensa de la vida desde su concepción hasta su muerte natural, pues la Vida es un derecho anterior al propio Estado que sólo debe legislar para protegerla y no para atacarla. Dado su interés y su vigencia reproduzco dos artículos que publiqué relacionados con el aborto y que considero de enorme actulidad en un día triste como hoy en el que el Consejo de Ministros ha dado luz verde al proyecto de reforma de la ley del aborto por el que se pemitirá interrumpir libremente el embarazo en las primeras 14 semanas y que suprime el permiso paterno para que una joven menor de 16 años pueda abortar. El primer artículo "Los santos inocentes" fue publicado el 28 e diciembre de 2008 y el segundo, "Semana Santa por la Vida" el 23 de marzo de 2009.


"Los santos inocentes"
Hoy es 28 de diciembre, pero esto no es una broma. Más de cien mil abortos voluntarios se practican al año en España. Es una cifra que debe avergonzarnos a todos. Este auténtico genocidio del siglo XXI sólo lo es posible con la actitud irresponsable de una clase política que legisla contra la vida y una socedad que mira para otro lado y no toma conciencia de la gravedad del problema. Si estos datos de por sí no fueran alarmantes, el actual Gobierno socialista lejos de intentar atajar este atropello propone una ley que permitirá el aborto libre en las 12 o 14 primeras semanas de embarazo. Una vez que la norma esté aprobada definitivamente, cualquier mujer que quiera abortar en España podrá interrumpir su embarazo sin necesidad de cumplir más requisitos que el de encontrarse en esas 12 o 14 primeras semanas de gestación. Esta ley de plazos es similar a la que está vigente en países como Alemania, Dinamarca, Austria, Grecia y Portugal donde esta atrocidad lleva años practicándose. Actualmente en España el aborto está despenalizado solo si se cumplen ciertos supuestos, como violación, malformación del feto o riesgo para la madre.






Es de esperar que el Partido Popular salga de su prudencia y distanciamiento en este tema y no se limite a criticar el nuevo proyecto de ley, alegando que supone una estrategia de distración frente a la crisis económica. Le pedimos desde aquí que enarbole la bandera de la vida frente a la cultura de la muerte, independientemente de su rentabilidad electoral o no. Si quiere tener credibilidad ante los ciudadanos debe sumarse con claridad a todas la iniciativas sociales de protesta y realizar las acciones legales que impidan que se materialice esta siniestra ley de plazos. Hay que recordar que en 1985 el Tribunal Constitucional emitió una sentencia asegurando que el artículo 15 de la Carta Magna --"todos tienen derecho a la vida"-- protege también al nasciturus. Al igual que en Alemania las generaciones posteriores al holocausto judío interpelaron a sus padres y abuelos preguntándoles qué había hecho ellos ante la matanza de millones de judíos en las cámaras de gas y muchos bajaron la cabeza avergonzados, llegará un día en el que tendremos que explicar a las generaciones futuras cúal fue nuestra actitud -de compromiso o pasividad- frente al asesinato de los santos inocentes.






"Semana Santa por la Vida"

Es lo que faltaba por escuchar. Resulta que la Iglesia Católica no debe expresar públicamente su opinión a favor de la vida porque es meterse en política. Si hay algo que precisamente está al margen de la trifulca política es la vida, su sentido, su defensa y su trascendencia. Entre otras voces críticas, el grupo municipal de Izquierda Unida en el Ayuntamento de Córdoba considera una provocación el hecho de que las Cofradías luzcan un lazo blanco en un lugar visible a favor de la vida desde su concepción hasta su muerte y en señal de protesta ante una ley de plazos que facilita el aborto, incluso entre las menores de dieciséis años. Quien hace política con la vida no es quien la defiende sino quien la ataca. No hace falta alegar motivos religiosos para reconocer que el derecho a la vida es anterior al propio Estado que por lo tanto sólo debe legislar para protegerla. Ya comenté en una entrada anterior sobre este tema, la miseria moral de una sociedad como la nuestra que mira para otro lado ante la destrucción masiva de vidas humanas. Al igual que la esclavitud en la Edad Antigua o el holocausto judío más recientemente, el aborto es la gran vergüenza de la sociedad de la opulencia. De ahí que considere necesaria y oportuna la campaña de la Iglesia Católica en defensa de la vida, tanto el ingenisoso y muy sugerente cartel del lince como la protesta de las Cofradías ante el proyecto de ley de ampliciación del aborto. Por cierto, una pregunta ¿los medios de la progresía y la señora alcaldesa de Córdoba, Rosa Aguilar, hubieran considerado también una intromisión de la Iglesia en política si los lazos hubiesen sido a favor de la paz frente a la guerra de Irak o contra la pena de muerte o la violencia de género? Quiero recordar aquí el reconocimiento público que tuvo el Papa cuando se pronunció radicalmente contra la intervención norteamericana en Irak. Yo no escuché que nadie considerase una inadmisible intromisión de la Iglesia en cuestiones políticas. Pero, claro, son los sectores más intolerantes de la izquierda los que se permiten dar y repartir licencias de credibilidad y libertad de expresión, creyéndose en posesión de la Verdad cuando permantemente se autoproclaman relativistas. Como dijo el gran escritor vasco, hoy olvidado, Pedro Mourlane a su amigo y también escritor Jacinto Miquelarena cuando éste se iba al exilio, "¡Qué país, Miquelarena, qué país!"

domingo, 10 de mayo de 2009

El juramento de Patxi López

Sé que este artículo, de entrada, puede sorprender a algunos lectores de este blog, sobre todo viniendo de alguien que, como quien esto escribe, nunca ha ocultado sus creencias y convicciones católicas. Precisamente por respeto a lo que representa la Biblia y el crucifijo, me ha parecido muy oportuna y acertada la fórmula empleada por el nuevo lendakari, Patxi López, en su toma de posesión, al rechazar su uso. La omisión a toda referencia religiosa tiene un alto valor simbólico de ruptura con el imaginario construido durante décadas por el régimen nacionalista. El nacionalismo etnicista, totalitario y excluyente que ha gobernado durante treinta años en el País Vasco es una mezcla de radical antiespañolismo abertxale con un rancio discurso tradicionalista y decimonónico que huele, como diría Antonio Machado, a "cerrado y sacristía". Ya ven, lo peor de cada casa. El paranoico proyecto peneuvista ha sido posible, además de por la connivencia de amplios sectores sociales, por el apoyo, mucha veces explícito, de una Iglesia vasca que aún no ha pedido perdón, todo lo contrario, por la actitud fría, cuando no inmisericorde, con las víctimas del terrorismo. El discurso tradicionalista del PNV -trono y altar- fundado en la ideología del descelebrado Sabino Arana, recoge lo peor del catolicismo rancio, oscurantista y preconciliar, hoy afortunadamente superado por la Iglesia en el resto de España. El crucifijo y la Biblia en euskera que rechaza Paxti López, y ante los cuales han jurado los anteriores lendakaris nacionalistas, no representan la universalidad, la paz y el amor que predicó Cristo y su Iglesia sino que es parte de la leyenda paranoide inventada por unos iluminados que ha sembrado de sangre y dolor la tierra vasca que dicen defender. En su discurso dijo Patxi López: "Asumo el cargo de lehendakari del Gobierno del País Vasco así como la condición de representante ordinario del Estado en su territorio, y prometo cumplir las obligaciones de mi cargo con lealtad a la Corona, al Estatuto de Autonomía de Gernika, y demás leyes vigentes". Ya bajo el árbol de Guernica, el nuevo lendakari pronunció la fórmula tradicional, suprimiendo la referencia religiosa con la que empezaba —«ante Dios humillado», que fue pronunciada también por el socialista Ramón Rubial en 1978— y añadiendo «ante vosotros, representantes de la ciudadanía» y «desde el respeto a la ley».


Esta fórmula de Patxi López, tras más de mil asesinados por ETA y decenas de miles de exiliados y amenazados, con toda su carga de compromiso con la ley, la Libertad, la ciudadanía y la Nación Española, en medio del silencio clamoroso de la vergonzante Iglesia vasca, representa, no me cabe la menor duda, mejor los valores del cristianismo, que el siniestro uso que de los sagrados símbolos ha hecho el nacionalismo en su perversa construcción nacional. Dicho esto, tengo que añadir que me hubiera gustado que el nuevo lendakari también se hubiera preocupado del resto de la ceremonia, de esa bandera regional inventada por un racista decimonónico y que ha terminado convertida en símbolo de una región, cuando no es más que banderín de partido. O de ese himno, Eusko Abendaren Ereserkia, esencia pura del PNV más rancio y que constituye el himno oficial de la comunidad. Espero, en definitiva, que la ruptura con el régimen nacionalista empiece por los símbolos, por todos los símbolos, y se extienda a las bases mismas de las políticas excluyentes que durante treinta años han cimentado un discurso monolítico que ha despreciado la libertad de los no nacionalistas, la pluralidad de la sociedad vasca, la legalidad así como la memoria y dignidad de las víctimas del terrorismo.

miércoles, 29 de abril de 2009

Ante el 1º de mayo

Las situación económica se agrava día a día. Cuatro millones de parados y un Gobierno ineficaz que se muestra incapaz de adoptar medidas razonables que dinamicen la economía real y cambien el modelo productivo. Los sindicatos mayoritarios, mientras tanto, a lo suyo. A mostrar su cara más agresiva en las Comuinidades gobernadas por el PP y a ejercer su papel de correa de transmisión del Gobierno. La anestesia a la que tienen sometida a la ciudadanía vacia de contenidos la jornada tradicionalmente reivindicativa del 1º de mayo. Por su interés y actualidad reproduzco el artículo "Sindicatos subvencionados" que publiqué este este blog el pasado mes de octubre:


Resulta que para los sindicatos el único problema que existe en España es la gestión de la Sanidad pública madrileña. En medio de una crisis negada hasta la saciedad por el Gobierno, instalado durante meses en el engaño y el cinismo, los sindicatos, lejos de ejercer la crítica ante la pasividad gubernamental, han hecho del silencio, cuando no de la complicidad, su única respuesta. Tampoco se conocen grandes rechazos a la desastrosa gestión de la sanidad en Andalucía o Extremadura. Pregunten a un andaluz o extremeño por el servicio que reciben por parte de la Sanidad pública. Se echarían las manos a la cabeza. Pero claro, de lo que se trata es de criticar al gobierno de la Comunidad de Madrid, oh casualidad, gobernado por el PP. Y no solo de criticarlo sino de lanzar una violenta campaña intimidatoria contra el consejero de Sanidad Juan José Güemes. Estas actitudes no hacen sino poner bajo sospecha la actuación sindical y hacen dudar al ciudadano de a pie de si las motivaciones últimas de determinadas movilizaciones son de caracter laboral o político.

,


Según datos del Ministerio de Trabajo, durante 2007 el sindicato Comisiones Obreras recibió del Estado 6,29 millones de euros y la UGT 6,06 millones de euros. A esto hay que sumar otros 981.760 euros para CCOO y 1,14 millones de euros para UGT en concepto de compensación económica por "su participación en consejos consultivos". Estas cifras se completan con la subvención recibida por los llamados sindicatos minoritarios que paso a detallar. ELA (sindicato cercano al PNV), 567.749 euros; USO, 487.084 euros; CSI-CSIF, 342.559 euros; CIG, 273.539, euros; LAB (sindicato cercano a Batasuna), 216.302 euros; Fetico (comercio), 206.951 euros; CGT, 204.951 euros; FSIE, 138.688 euros y otras organizaciones aún más minoritarias, hasta sumar un total de cuarenta y dos, 90.000 euros en total.




Estas cifras de escándalo, aún más en la actual coyuntura de crisis económica y financiera, empiezan a entenderse si acto seguido comprobamos que el número de liberados sindicales en toda España asciende a 200.000, sí han leído bien. Doscientos mil ciudadanos cuya actividad no es productiva y a los que pagamos todos los españoles. El derroche del gasto público hay que pararlo. Ya ha llegado el momento de revisar algunos de los acuerdos a los que se llegó en la Transición que en su momento quizá fueran necesarios para asentar la Democracia, beneficiando de forma desproporcionada a partidos políticos y sindicatos, pero que a día de hoy no tiene sentido mantener. Es increíble que cada español tenga que aportar anualmente, vía declaración de la renta, más de 20 euros a los sindicatos sin ser consultado. Alguien puede alegar que lo sindicatos desempeñan una importante labor social de defensa de los intereses de los trabajadores. No voy a entrar en ese debate. Solo digo que deben ser los trabajadores libremente quienes deben juzgarlo y lo cierto es que el nivel de afiliación a los sindicatos en España es realmente bajo. Se habla de crisis del modelo sindical. Es posible. La independencia de los sindicatos, convertidos hoy en una especie de funcionariado dependiente del erario público, les haría ganar en independencia y credibilidad ante los ciudadanos. Esto solo se puede conseguir mediante la autofinanciación o en su defecto en que sea el contribuyente quien en la declaración de la Renta, al igual que ocurre con la Iglesia Católica, decidiese si quiere o no contribuir a sostener y financiar a los sindicatos. ¿Tan complicado es esto? ¿Por qué nadie se atreve a proponerlo? Parace que hay determinados temas tabú que tras treinta años de democracia no deberían serlo.



Los sindicatos no deben constituir una excepcionalidad en nuestro sistema democrático, ni en lo relativo a la financiación ni en otros aspectos ¿Por qué hay que consentir prácticas intimidatorias como, por ejemplo, la figura del piquete? ¿Por qué un ciudadano queda impune de actos delectivos como la coacción o la injuria por el hecho de ser sindicalista? No dudo que hay muchos sindicalistas que trabajan de buena voluntad por mejorar las condiciones laborales de la clase trabajadora y otros que lo hacen con otras motivaciones, pero repito que deben ser los propios ciudadanos quienes decidan si con sus impuestos desean financiarlos. Una vez más se trata de elegir entre la libertad y la imposición