domingo, 7 de junio de 2009

Vence el PP de los valores


El Partido Popular ha ganado de forma clara las Elecciones Europeas con cerca de cuatro puntos de ventaja sobre el Partido Socialista. Es un victoria meritoria pues la campaña socialista ha sido vergonzosa y las mentiras y manipulaciones parecen que van haciendo cada vez menos mella en la sociedad española. El resultado electoral es una buena noticia para España y en clave interna para el propio Partido Popular. Para España pues supone la confirmación, como se demostró en las autonómicas gallegas, de que una nueva mayoría política y social está cansada de la incompetencia de un Gobierno que en lugar de solucionar los graves problemas económicos, genera otros con la intención de dividir a la sociedad española y romper los consensos básicos que han hecho progresar España en las últimas tres décadas. Era difícil batirse frente a un partido como el PSOE, con vocación totalitaria, que entiende la política como un territorio en el que todo vale para alcanzar o mantenerse en el poder. En una entrada anterior intenté demostrar cómo lo que el PSOE de Zapatero está construyendo desde que llegó al poder es un régimen con la inestimable ayuda de sindicatos subvencionados y sumisos, pseudointelectuales de la ceja y medios de comunicación afines o simplemente controlados desde el poder.

El triunfo de la lista encabezada por Jaime Mayor Oreja es también una buena noticia para la base electoral del Partido Popular que quiere ver en el PP, un partido que defienda un discurso claro, valiente, alternativo al proyecto de ingeniería social ideado por Zapatero y que plante cara sin arrugarse a las continuas provocaciones lanzadas desde la progresía contra los principios y valores de millones de españoles. Desde la tribuna montada en el calle Génova donde se celebraba la victoria electoral, y como no podía ser de otra manera, Mayor Oreja apeló, flanqueado por Rajoy y Esperanza Aguirre, a la defensa de los valores como seña de identidad de un partido que debe aspirar a algo más que a la mera consecución del poder. Rajoy debe tomar buena nota. Nadie sobra en el Partido Popular y menos los que defienden las políticas que llevaron al PP a la mayoría absoluta que le fue arrebatada en extrañas circunstancias, aún por esclarecer. Y es que el PP tiene que hacer un esfuerzo por parecerse a sí mismo, por defender sin complejos los principios y valores en los que creen gran parte de sus votantes. Mayor Oreja agradeció la colaboración de Aznar y Rato en un gesto que le honra. No cabe duda de que si el PP quiere convertirse en auténtica alternativa con posibilidad real de alcanzar el poder debe contar con todos los sectores del partido. Junto a Cospedal y Soraya tienen que seguir aportando su experiencia y coherencia políticos como Mayor Oreja, Carlos Iturgáiz, Ángel Acebes, Eduardo Zaplana, María San Gil, Rodrigo Rato, Santiago Abascal o Alejo Vidal Quadras. Entiendo que el PP es un gran partido nacional, con vocación liberal, que busca, en una estrategia de progresiva ampliación de su base social, abrir su discurso a amplios sectores no precisamente afines, pero no debe olvidar que es en la defensa de principios y valores donde los ciudadanos ven, frente al buenismo nihilista del PSOE de Zapatero, a un partido en el que confiar. No me cabe duda de que el triunfo del PP en estas elecciones confirma el deseo de cambio que poco a poco se respira en toda España. Esperemos que el PP sepa conjugar en los próximos años la legítima ambición de un partido con vocación de poder con la defensa firme de los principios y valores que lo hacen definible y, si me apuran, necesario. Mayor Oreja ha demostrado que ambos aspectos son compatibles.

6 comentarios:

Natalia Pastor dijo...

Creo,Fernando,que estamos ante el inevitable comienzo de la cuanta atrás,del principio del fin de Zapatero.
No veo que pueda aguantar contra las cuerdas y sin apoyos parlamentarios hasta el final de la legislatura.
El desgaste va ser tremendo, y esperemos que no se enroque y arrastre al país definitivamente en su caída.

Saludos.

Empecinado dijo...

Estimado Fernando:

Magnífico artículo el tuyo. Veo que aún mantienes ciertas esperanzas en la pervivencia de lo que llamas grandes consensos de la Transición. En mi humilde opinión, ahí radica precisamente el origen de nuestros males; lo que debiera haber sido una transición, se ha convertido en algo perpetuo (monarquía incluida), lo que constituye una contradictio in terminis.

Un servidor, que no se siente representado por el PP (ni siquiera por el de Mayor) ha plasmado en el blog de Cordobeses por la Libertad, su opinión sobre las elecciones europeas.

Te invito, junto a tus distinguidos lectores, a que le eches un vistazo.

Recibe un fuerte abrazo.

Juan R. García

FERNANDO VIVAS dijo...

Amigo Fernando:
¿En qué te basas para asegurar que el triunfo del PP, pírrico por otra parte y con la que está cayendo,se debe a Mayor Oreja?
¿En qué te basas para decir que Rajoy debe tomar nota?
Recuerdo que cuando el PP perdió las elecciones, algunos, entre ellos tú, achacabas la derrota a no sé qué perdida de valores. Que si había marginado a este o a esta, que si no había tenido coraje suficiente, etc., etc. Algunos lo llegaron a calificar de traidor por conformar un equipo con gente joven, casi desconocida, dejando en la cuneta viejas glorias a las que siempre habrá que estar agradecido, que continuan con el reloj analógico en la era digital.
Ahora vienes y nos dices que Rajoy debe tomar buena nota. ¿De qué? ¿De haber luchado contra viento y marea? ¿De haber sabido salir adelante con los cocodrilos de moqueta dentro de su propio despacho?
Reflexionemos sobre esta victoria del PP, pero no nos pongamos una venda en los ojos.
El PP ha ganado. Sí. Y todos lo celebramos. Pero admitamos que no ha sido para tanto. Quizás, si en lugar de un Mayor Oreja, casi jesuítico, con un discurso más acorde con el púlpito de una iglesia, hubiera estado alguien más dinámico, más acorde con la época que vivimos, quizás, a lo mejor, la diferencia hubiera sido más amplia.
La gente joven del PP, en mi opinión, merece alguien que esté más en línea con los tiempos. Lo cual no significa perder los valores.
Saludos.

Anónimo dijo...

Querido amigo:
Tu magnífico artículo es digno de ser encuadrado. Los Sres. del PP. deben de leerlo y releerlo hasta que se enteren de una vez y por todas que en la España de hoy tenemos que ir descubiertos y con la frente alta y fuera todos los complejos. Que existen como partido gracias a todas las personas que consideran prioritarios los valores heredados de Roma y la Cruz.

Si el PP quiere ganar las próximas elecciones generales estará obligado a resucitar a Montesquieu. La separación de poderes es imprescindible para acabar con las corruptelas de políticos como Chaves que cambian las normas para beneficio de la f.a.m.i.l.i.a., hemos de acabar con el nepotismo de estos sinver güenzas.

Por último quiero felicitar a nuestra amiga Teresa Jiménez Becerril que nos distinguió con su visita el pasado miércoles y hoy, ya es Eurodiputada.

Un abrazo Rafael Soto

Anónimo dijo...

Evidentemente se trata de una victoria del PP no sólo en España sino en toda Europa . Despues de una campaña vergonzosa de espaldas a la ciudadania y a sus problemas es logico que la abstencion haya sido la que es y lo curioso es que no fueses aun mayor sobre todo teniendo en cuenta los sueldos bochornosos de los eurodiputados sobre todo teniendo en cuenta que la mayor parte de las veces no van . ¿ Qué pasaría a uno de nosotros si no nos presentasemos a trabajar ? . Por otra parte la victoria segun tus palabras ha sido del PP de los valores . En mi opinion es del PP sin adjetivos . Rajoy en el Congreso de Valencia lo unico que propuso fue suavizar la imagen o la percepcion que amplios sectores del centro tienen de la oposición sin renunciar a la esencia de nuestras ideas. Pero no podemos olvidar que esta victoria no ha sido gracias a quien estando ideologicamente muy proxima al PP no vacila en votar a opciones semipresenciales o cuanto menos pintorescas como UPyD dilapidando su voto . Digo dilapidar con todo mi respeto a esa opcion politica y a su maxima representante pero es obvio que no ha ayudado al PP en su victoria y no quiero ni pensar lo que hubiese pasado si la victoria hubiese sido del PSOE ya que la avalancha informativa , el rodillo televisivo hubiese sido implacable con Rajoy y con el PP.
Por ultimo quiero dejar un apunte y es que los 50 diputados de la extrema derecha no son una tontería por lo que aconsejo a los partidos de centro derecha de Europa que cojan el toro por los cuernos en todos los temas pero sobre todo en inmigración y hagan como Berlusconi . el que venga a delinquir , robar , putear y mendigar fuera de ESPAÑA ya.JUAN SALVADOR GÓMEZ MORENO-LAGUNA

Fernando Alvarez Jurado dijo...

Estimado Fernando Vivas, en primer lugar me alegra que vuelvas a este foro de debate tras algunos meses de ausencia. En ningún momento en mi artículo he puesto en duda la oportunidad de que gente nueva y joven aporte savia nueva al PP. Lo que he querido plantear precisamente es que el PP no puede prescindir de nadie. El éxito electoral por supuesto, amigo Juan, que ha sido de todo el Partido Popular, pero estarás de acuerdo conmigo que lo que representa Mayor Oreja, su discurso firme en la defensa de valores, ha movilizado a un sector del centro derecha que había dado la espalda al PP tras el Congreso de Valencia y estaba cercano a UPyD, aunque sea por la cuestión nacional. Insisto que lo que el PP debe hacer es sumar y no restar pues es evidente que representa a amplios sectores sociales en un espectro que va del liberalismo, al conservadurismo, pasando por el centro y la democraciacristiana. No dudo de que Rajoy crea y defienda un discurso de valores. Lo hizo en la anterior legislatura con claridad, pero la defensa de la unidad de España, el derecho a la vida, la familia...no admiten medias tintas y gran parte del electorado del PP así lo percibe. Un saludo a todos los comentaristas de este blog y gracias por vuestras aportaciones.